Sobrevivientes de ‘guerra sucia’ ingresan a Campo Militar 1



Después de una larga espera para entrar al Campo Militar número uno, finalmente esta mañana, poco después de la 10:30 llegaron sobrevivientes y familiares de víctimas de la llamada guerra sucia, entre un cúmulo de emociones, sobre todo nerviosismo por regresar a donde décadas atrás fueron detenidos ilegalmente y torturados y para otros, fue el último lugar donde saben que estuvo su ser querido.

Los sobrevivientes y familiares, unos 60, fueron trasladados hasta la puerta 8 bis del Campo Militar, en siete camionetas tipo van, color blanco. Acompañados de otros tres autos, en el que iba personal de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB), así como de la Secretaría de Gobernación.

Aunque se tenía programado que arribaran alrededor de las 9 de la mañana, fue hasta las 10:35 que llegó la comitiva y poco antes de las 11 ingresaron al Campo, ubicado en Naucalpan, Estado de México.

Previamente los militares que resguardaban el ingreso de automóviles, les pidieron identificarse, por lo cual mostraron las listas con los nombres de los que acudían en cada una de las camionetas.

Al ver que ya era tarde, se decidió darles el paso, con la verificación previa de las matrículas de los autos que entraron, para después confirmar que las personas que estaban registradas sí coincidieran con las que venían en las camionetas.

Los familiares de víctimas entraron al Campo Militar portando las imágenes de sus seres queridos. Pequeñas fotografías en blanco y negro sujetas por un listón que se colgaron al cuello. Entre ellas estaba Mara Navarro, hija de Jorge Varela y Olga Navarro, quienes el 7 de noviembre de 1977 la Dirección Federal de Seguridad y la Brigada Blanca detuvieron y desaparecieron a su madre enfermera y a su padre, ingeniero y militante de la Liga Comunista 23 de septiembre.

La comitiva estuvo encabezada también por los integrantes de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de las violaciones graves a los derechos humanos cometidas de 1965 a 1990, David Fernández Dávalos y Abel Barrera.

Así inician las inspecciones como parte de los trabajos de la citada Comisión, los cuales concluyen el jueves próximo. Para ello se han definido siete sitios prioritarios a inspeccionar: el Batallón de Fusileros Paracaidistas, la Puerta Ocho, el Segundo Batallón de Infantería, las sedes de las brigadas uno y dos de la policía militar (que muchos identifican como un centro ilegal de detención, con sus celdas y sus salas de tortura). También hay quienes han mencionado las caballerizas o alguna estructura cercana.

Está, además, lo que fue la sede de la Brigada Especial Antiguerrilla (BEA) que fusionó comandos de varias corporaciones militares y policiacas y que adoptó el nombre de Brigada Blanca. La comandaron Miguel Nazar Haro y el entonces coronel Francisco Quiroz Hermosillo, ejecutor de “los vuelos de la muerte”.

Los sobrevivientes y familiares prefirieron no emitir comentarios a su llegada. Se espera que la inspección termine alrededor de las siete de la tarde y de ahí regresen a su hotel, para más tarde sostener reuniones de balance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *