No soy Pilato, pero prefiero no opinar: AMLO evita hablar sobre objeción de conciencia



López Obrador no quiso pronunciarse sobre la determinación de la Corte, que invalidó la ley que permite la objeción de conciencia médica

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, no quiso pronunciarse sobre la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que invalidó la ley que permite la objeción de conciencia médica por considerarla demasiado abierta y riesgosa para la salud del paciente.

El mandatario mexicano aseguró que es respetuoso de las determinaciones del Poder Judicial, y detalló que en temas que dividen a la sociedad mexicana lo mejor es que el presidente no tenga un pronunciamiento al respecto.

Tengo que ser respetuoso de la independencia del Poder Judicial y de la Suprema Corte, además es un asunto que produce mucha polémica, mucha controversia, es un tema que confronta y desde hace algún tiempo procuro no opinar”, explicó.

Respeto las decisiones que toman las instancias legales y no opino porque tengo que ser respetuosos de todos, de creyentes y no creyentes, ese es m papel principal en estos temas, y no puedo opinar”, dijo

No me estoy lavando las manos, no soy Poncio Pilato, sencillamente creo que a todos los mexicanos conviene que en un tema de esta naturaleza el residente no tome partido”, declaró.

Tras una polémica discusión que se extendió por dos sesiones, ocho de los 11 ministros del pleno de la SCJN votaron por declarar inconstitucional el artículo 10 Bis de la Ley General de Salud, que regulaba la objeción de conciencia médica.

El fallo ocurre una semana después de que la SCJN reconoció como constitucional el derecho a la objeción de conciencia médica, pero de forma individual y con la obligación de que el Estado garantice la protección de la salud de los pacientes, incluso por aborto.

Sin embargo, ahora los ministros respaldaron la impugnación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) contra el artículo 10 Bis de la Ley General de Salud que regulaba este derecho.

La polémica reforma de 2018 permitía a médicos y personal sanitario “ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la prestación de servicios que establece esta ley (de Salud)”.

El fallo ocurre dos semanas después de que la Suprema Corte declaró por primera vez inconstitucional la penalización del aborto, un precedente histórico que impide encarcelar a las mujeres y personal médico que les ayuden con consentimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *