Oaxaca, con “variaciones críticas” en su recaudación; puede ser una simulación intencional, alerta el IMCO



El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) reportó que Oaxaca es uno de los cuatro estado del país que reportan “variaciones críticas” entre las recaudaciones que se estiman en su Ley de Ingresos, al comienzo de año, y las cantidades que finalmente recibe, lo que se traduce en una ineficaz estrategia financiera que abona a la poca transparencia en la ejecución de los recursos públicos.

En ese sentido, al publicar el Informe Estatal del Ejercicio del Gasto (IEEG) 2020, refirió que en 2019, las entidades federativas estimaron gastar 2.088 billones de pesos (bdp), pero terminaron gastando 2.242 bdp; es decir, 153 mil 710 millones de pesos (mdp) adicionales, que representaron un siete por ciento de más.

Agregó que aunque el siete por ciento fue la menor variación –entre lo estimado y recibido– del gasto público estatal de los últimos cinco ejercicios fiscales –que había alcanzado hasta 17 por ciento en 2017–, existen estados cuyas variaciones “siguen siendo críticas”, como Hidalgo, Morelos, Oaxaca y Tamaulipas, que llevan al menos cuatro años presentando variaciones superiores al 15 por ciento.

Como ejemplo refirió que en su Ley de Ingresos de 2019, el gobierno de Oaxaca estimó recibir un total de 74 mil 100 millones de pesos; sin embargo, al cierre del ejercicio, terminó por obtener 86 mil 600 millones de pesos, 12 mil 500 millones de pesos más de lo previsto, equivalente al 17 por ciento.

Sobre la ejecución del gasto, el IMCO apuntó que las autoridades locales estimaron ejercer 69 mil millones de pesos, pero al cierre de 2019 reportaron egresos por 84 mil 600 millones de pesos, lo que se tradujo en una diferencia de 15 mil 600 millones de pesos (23 por ciento más).

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), añadió el IMCO, una variación aceptable en el ejercicio presupuestal se ubica en el rango de +/- 15 por ciento.

“Aplicando ese criterio, se encontró que en 2019 los estados con resultados fuera del rango aceptable fueron Morelos, con un 37 por ciento de recursos gastados no estimados, Tlaxcala (24%), Oaxaca (23%), Tamaulipas (21%), Hidalgo (20%), Durango (16%) y Veracruz (16%).

Ante ello, el IMCO reiteró que durante 2019, los estados subestimaron sus ingresos; es decir, gastaron más de lo presupuestado y se endeudaron más de lo planeado, lo que es evidencia de que los presupuestos estatales carecen de una planeación adecuada.

En el caso de la deuda, abundó que Oaxaca obtuvo mil 794 por ciento más de recursos derivados de financiamientos, que los que habían sido autorizados en su plan de recaudación.

“Una cosa es lo que los gobiernos estatales nos dicen que van a gastar (presupuesto) y otra lo que efectivamente gastaron (ejercicio del gasto).

“Presentar variaciones; es decir, diferencias elevadas entre el presupuesto y lo gastado en un año, puede significar un error de planeación de un ejercicio fiscal, o bien, simulaciones intencionales por parte de las secretarías de finanzas estatales en complicidad de los congresos locales”, denunció.

Y agregó: “La evidencia apunta a que el ejercicio del gasto en los estados es una simulación contable que muestra el desapego a los presupuestos. Esta práctica permite gastar sin transparentar, sin rendir cuentas a los ciudadanos y sin tener que justificar las prioridades del gasto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *