Magistrados espurios denunciados por usurpación de funciones, ejercicio ilícito de servicio público y corrupción



*También incurren en hechos falsos para haber obtenido un amparo

*También aquí está de por medio la ética, la providad y honestidad de quienes sabiéndose al margen de la ley insisten en continuar en un cargo

*Los diputados que apoyen a estos magistrados espurios son acreedores de juicio político

Los magistrados espurios buscan el apoyo del Congreso Local para continuar en la ilegalidad, y tratan de llegar a acuerdos a pesar de saber que están violentando la ley.

El delito en que incurren cuando en la demanda afirmen hechos falsos se encuentra prevista en el artículo 261 de la ley de amparo reglaméntaria de los artículos 103 y 107 de la constitución política de los Estados Unidos mexicanos.

Como su mandato ya feneció estarían cometiendo la usurpación de funciones, ejercicio ilícito de servicio público y corrupcion.

Lo grave es que sus resoluciones correría el riesgo de que fueran nulas porque no tienen competencia para firmar las mismas.

Ana Mireya Santos López, Luis Enrique Cordero Aguilar, Tito Ramírez González y René Hernández Reyes, han violentando la ética y honestidad establecido por la ciencia jurídica, y no son aptos para eregirse en vigilantes de las leyes.

Son sinvergüenzas, leguleyos, asaltantes del derecho, verdaderos delincuentes.

Pero resulta grave que diputados del Congreso Local se estén amafiando para protegerlos, como es el caso de Alejandro Avilés, Lilia Mendoza y Eliza Zepeda Lagunas, esta última con cuentas pendientes con la ley y que desde ahora está buscar protección.

Ana Mireya se le conoce como una persona déspota y René Hernández ha sido señalado de acoso sexual.

Los diputados que apoyen a estos magistrados espurios se hacen acreedores a juicio político, porque sus actos están fuera de la ley y atentan contra la Constitución General.

COSECHA DE TEMPESTADES
La descomposición del Poder Judicial de Oaxaca se inició hace muchos años, pero se agudizó con las torpezas del Cachorro Alejandro MURAT Hinojosa; o de quien lo manda, el viejo MURAT Casab


Los periodistas con memoria y ética sabemos que la imposición del magistrado en jubilación, Raúl Bolaños Cacho Guzmán, fue la causa que originó el conflicto que enfrenta el Poder Judicial de Oaxaca y que podría ser tema para un gran reportaje que ilustre a los mexicanos sobre los excesos con que se gobierna Oaxaca.

El coro del elogio, la adulación de los MURAT (moderna Monarquía de Oaxaca), pretenden culpar al ex gobernador Gabino CUÉ, cinco años después de dejar el poder, de lo que ocurre hoy en el Poder Judicial de Oaxaca.


Lo que ptestenden, en el fondo, es ocultar la probada incapacidad y mediocridad del Cachorro Alejandro MURAT, al haber permitido que su padre, el ex gobernador José MURAT Casab, le impusiera, en contra de la ley, al magistrado en retiro Raúl Bolaños Cacho Guzmán como magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado.


Lo demás es la consecuencia. En pocas palabras, el Cachorro MURAT está cosechando las tempestades de los vientos que sembró su padre, por que no fue capaz de frenar sus excesos al llegar a imponer, contra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *