Habitantes de Chenalhó huyen de la violencia, abandonan casas y animales



En Pantelhó, Chiapas se cumplió una semana de los enfrentamientos entre hombres armados que se disputan ese territorio de Los Altos, al menos dos mil personas huyeron a municipios cercanos, ahora temen por su seguridad. En la comunidad llamada La Esperanza salieron huyendo prácticamente todos sus habitantes.

“Aquí estamos en La Esperanza, así como lo ven ahorita las casas están vacías por el motivo de la balacera que hubo hace una semana, algunas de las casas quedaron abiertas y las luces quedaron prendidas, los habitantes de esta comunidad tienen miedo”, informó un habitante comunidad La Esperanza, municipio Chenalhó.

La comunidad de La Esperanza, que pertenece al municipio de Chenalhó, se encuentra completamente vacía, sus 900 habitantes huyeron la semana pasada después de que el grupo armado de Los Herrera se enfrentara con las autodefensas de El Machete. Esta comunidad colinda con el municipio de Pantelhó y hasta aquí llegaron los hombres armados y los balazos.

En las pequeñas calles de esta comunidad, merodean animales de corral, perros y gatos, en busca de comida, nadie pudo llevárselos porque huyeron en medio de la oscuridad y de las balas.

“Las casas están abandonadas, sus pertenencias quedaron afuera, sus pertenencias, sus pollos también y sus perritos”, lamento un habitante comunidad La Esperanza, municipio Chenalhó.

Los pobladores se refugiaron en las comunidades vecinas de Acteal, Yibeljó, Mojomut, Yabteklum y la cabecera municipal de Chenalhó; hombres, mujeres y niños llevan siete días amontonados en salones de la escuela primaria de Acteal Centro, pasando hambre y frío porque, además, no deja de llover.

“Aquí estamos en Acteal, Acteal Centro, aquí nos prestaron un lugar para refugiarnos, ya que los habitantes de Pantelhó nos desplazaron forzosamente. Aquí habemos hombres, niños y mujeres entre 300 y 400”, dijo una desplazada de comunidad La Esperanza, Chenalhó.

Los elementos del Ejército Mexicano, de la Guardia Nacional y policía estatal únicamente resguardan la entrada a la cabecera municipal de Pantelhó, no ingresan a patrullar a las comunidades, en las calles quedaron los restos de dos vehículos que les colocaron artefactos explosivos de fabricación casera, que provocaron daños en dos viviendas y en un plantel del colegio de bachilleres.

Ningún funcionario del gobierno federal se ha parado en la zona, los pobladores se han solidarizado con ellos, les han mandado un poco de ayuda.

“Estamos muy mal, aquí hay muchos niños que se están enfermando de gripa, mujeres embarazadas porque no estamos en nuestras casas, estamos durmiendo en el piso, lo que nos prestaron aquí el lugar es muy reducido para todos”, dio a conocer una desplazada de comunidad La Esperanza, Chenalhó

“También tenemos comunidades incomunicadas, no tenemos alimentación porque están cerradas las carreteras”, aseguró Enrique Sánchez, Párroco de Chenalhó, Chiapas.

Entre el grupo de desplazados de la comunidad de La Esperanza, hoy se encuentran hombres y mujeres que vivieron una situación similar en 1997, cuando se registró la matanza de 45 indígenas en Acteal, en ese entonces también abandonaron sus comunidades y se vieron forzados a abandonar sus casas.

“Queremos intervención del gobierno del estado, gobierno federal, para que nos retornemos a nuestro lugar de origen, somos indígenas trabajadores del campo y ahorita este mes, es el tiempo, de cosechar”, finalizó un desplazado de comunidad La Esperanza Chenalhó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *