El ciclo escolar en las regiones más pobres, estancado



Miércoles 26 de agosto de 2020. En las regiones más pobres del país, como Los Altos de Chiapas o la sierra de Oaxaca, el ciclo escolar 2020-2021 aún no se inicia. Sin acceso a la tecnología, los maestros rurales se preparan para volver a las comunidades donde la señal de televisión, Internet o teléfono son sólo un sueño. Allá no llega nada, sólo nosotros.

Las clases, señalan a La Jornada, se darán con megáfonos o perifoneo en las localidades. Vamos a entregar a cada alumno, aunque sea por debajo de la puerta, los cuadernillos didácticos que elaboramos y al menos un día a la semana estaremos afuera de sus casas para contestar sus preguntas.

 

En localidades de la sierra y la mixteca de Oaxaca, destacan profesores, la mayoría no tiene acceso a la señal de televisión. En las casas donde hay padres o hijos de migrantes algunos colocaron antenas, pero para la mayoría pagar mil 400 pesos con el fin de que les instalen Internet y cubrir la renta mensual de 400 es mucho.

Además, indicaron, “la cobertura es muy mala; si vives cerca del río o detrás de la loma, ya no te llega la señal. En pueblos de 800 habitantes hay hasta cuatro o cinco negocios que rentan la señal, porque nadie les puede dar cobertura más allá de su cuadra. Esa es nuestra realidad, muy lejos de Aprende en casa”.

 

En tanto, padres de familia que siguen por televisión los programas de primaria denunciaron que son pésimos, los niños se aburren, están fastidiados, y cuando tienes más de un menor, es muy difícil estar buscando los contenidos. Pedro Hernández Morales, secretario general de la sección 9 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, indicó que con el formato propuesto por la Secretaría de Educación Pública (SEP) no se consideró que los padres no siempre están disponibles para apoyar a sus hijos, y que en muchos casos están solos, por lo que se distraen con mucha facilidad.

 

Pedro Gómez Bamaca, secretario general de la sección 7 de Chiapas, informó que en el estado “no iniciaron las clases el lunes no sólo porque no estamos de acuerdo con el programa Aprende en casa II, sino porque creemos que se pueden construir otras propuestas, pero en diálogo con el magisterio, que es el que conoce la realidad que enfrentamos en nuestras escuelas”.

 

En Chiapas, enfatizó, el llamado fue a convocar esta semana a asambleas con padres de familia y en grupos reducidos de tres a cuatro niños y recibirlos de forma presencial para levantar un diagnóstico de cómo están los alumnos, cómo han vivido esta emergencia por la pandemia de Covid-19 y qué conocimientos lograron desarrollar. Es necesario saber qué pasa en sus casas, con qué cuentan para seguir aprendiendo, y a partir de este conocimiento proponer cómo volver a las clases, pero no bajo la modalidad de contenidos televisivos.

 

Los maestros, dijo, lo que estamos exigiendo a la SEP y a los gobiernos federal y estatales es que “escuchen a los maestros, que no nos hagan a un lado, que no se diseñen salidas en un escritorio, alejadas de la realidad.

 

En Chiapas hay regiones donde la conexión a la red eléctrica no existe o se ve afectada por las continuas lluvias, por lo que no hay señal de Internet, tampoco de telefonía fija o celular, y la televisión no llega a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *