México sin capacidad para traer vacuna Pfizer por reto de ultracongelación



Admite subsecretario de Salud que dosis de Pfizer requieren temperaturas de -70 grados y aclara que aún no firman contrato; no es apta para países con economías medianas: UNAM

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, informó que en México y a nivel mundial no existe una cadena de frío necesaria para preservar la vacuna COVID desarrollada por la farmacéutica Pfizer, por lo que el Gobierno Federal analiza los beneficios para adquirir o no el producto.

En conferencia de prensa, el funcionario explicó que esta red se denomina de ultracongelación porque se requieren temperaturas de -70 grados centígrados.

«Si habláramos de una sola dosis o un puñado de dosis, quizá esto no sería un reto», expuso el subsecretario. No obstante, cuando se habla de millones de dosis, se debe considerar el país en su conjunto.

Agregó que Pfizer ya considera elementos tecnológicos como cajas de ultracongelación para llevar la vacuna; sin embargo, para abastecer a un país “estamos hablando de dispositivos de tamaño industrial, una tecnología muy demandante en energía eléctrica y personal”.

Por lo anterior, aseveró que el país evalúa su beneficio potencial en comparación con otras ”no sólo en dinero, sino en tiempo y personal” y recordó que aún no se ha firmado un contrato en la materia.

Por separado, Samuel Ponce de León Rosales, coordinador de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, señaló que por sus características esta vacuna no es una buena noticia para México.

“En esencia estará limitada al primer mundo. Necesitamos transporte con ultracongelación, necesitamos almacenaje, que llegue a los sitios de aplicación”, explicó el especialista.

Durante la conferencia “Vacunas para Covid-19, la ciencia en acción”, reconoció que la temperatura para conservarla es uno de los factores débiles de esta vacuna, pese a su eficacia preliminar de 90 por ciento.

Reiteró que esta vacuna no es apta para países con economías medianas, sino para aquellas que puedan financiar sus cadenas de conservación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *