Se convierte en bomba electoral la morosidad fiscal de Trump



Nueva York. Revelaciones de falta de pago de impuestos, graves pérdidas empresariales y deudas personales multimillonarias de Donald Trump cayeron como bomba sobre la elección, aunque aún no se sabe si detonará provocando daños políticos para el mandatario, pero llegaron justo antes del primer debate presidencial, programado para hoy, y ahora formará parte del arsenal del demócrata Joe Biden.

En un reportaje exclusivo basado en documentos fiscales de Trump, el New York Times reveló que el presidente no sólo no pagó impuestos federales durante 10 de los últimos 15 años y que sólo pagó 750 dólares el año en que ganó la presidencia y en su primer año en la Casa Blanca, sino que además –potencialmente más grave a nivel político– es un pésimo empresario que ha padecido pérdidas constantes y tiene deudas de cientos de millones de dólares, de las cuales él es el responsable.

Aunque el tema de que Trump evitó el pago de impuestos federales no sorprende a muchos, no se conocían las cifras y eso podría tener algún efecto negativo, sobre todo con parte de sus bases.

Críticos están enfatizando que un hogar en medio de la distribución de ingreso en este país paga en promedio 2 mil 200 dólares, y maestros, bomberos, enfermeras y otros trabajadores calificados pagan mucho más en impuestos que el presidente, e incluso inmigrantes indocumentados también desembolsan mucho más.

Desde que el Times publicó su reportaje en su sitio el domingo, los demócratas y otros opositores a Trump no han cesado de señalar cómo los más ricos y las empresas pagan poco o nada a las arcas públicas. El doctor (Martin Luther) King tenía razón. Tenemos socialismo para los ricos, y capitalismo bruto para el resto, comentó el senador Bernie Sanders.

Pero tal vez aún más grave para el presidente son otras dos revelaciones. Trump centró su elección en 2016 y su presidencia en la idea de que era un empresario muy exitoso y logró convencer a millones de sus seguidores de que esa era una de sus principales virtudes para ocupar la presidencia. Pero los documentos registran años de pérdidas multimillonarias; de hecho, la justificación según la ingeniería de contaduría para el no pago de impuestos fue técnicamente que estaba sufriendo más pérdidas que ganancias. Eso implica que toda su imagen como magnate –palabra que escogió como su nombre en clave (mogul, en inglés) para el Servicio Secreto– es en gran medida algo fabricado. El Times lo resume así: A fin de cuentas, Trump ha sido más exitoso actuando como magnate empresarial que siendo uno en la vida real.

Mientras, para algunos la revelación más grave de todas es una deuda de cientos de millones de dólares de la cual es personalmente responsable y que tiene que pagar en los próximos cuatro años. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró: para mí esto es cuestión de seguridad nacional, ya que no se sabe quiénes son los acreedores del presidente.

Un ex inspector general del Departamento de Justicia, Michael Bromwich, argumentó que si Trump pierde la elección, podría enfrentar, junto con toda su familia, cargos federales y estatales por fraude bancario y fiscal, entre otros.

Trump respondió ayer que ha pagado millones de dólares en impuestos, y que por supuesto gozaba de muchos más activos que pérdidas y acusó que “los medios de fake news, al igual que en tiempos de la elección de 2016, están retomando mis impuestos y todo tipo de tonterías con información obtenida de manera ilegal y sólo con malas intenciones”. Pero no ofreció ninguna evidencia.

Quizás el detalle revelado más insignificante, pero eso sí muy comentado, fue que el presidente en sus documentos fiscales detalló gastos por 70 mil dólares en cuidado capilar.

Mucho de esto –tal vez no lo del pelo– se abordará en el primer debate entre Trump y su contrincante Biden, programado para esta noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *