Niega presidente argentino amenaza a fiscal que acusa a Cristina Fernández



Buenos Aires., El presidente Alberto Fernández rechazó ayer la interpretación y “tergiversación” de una frase sacada de contexto durante una entrevista que concedió al canal opositor TN, cuando le preguntaron “si no temía que le pasara” al fiscal Diego Luciani, quien esta semana solicitó 12 años de prisión para la vicepresidenta Cristina Fernández de Kichner, “lo mismo que le pasó” al también fiscal Alberto Nisman, quien murió en 2015.

Alberto Fernández sostuvo que “el nombre de Nisman no lo introduje yo, sino los que hicieron la pregunta”, al recordar que bajo su gobierno “no operamos ni amenazamos ni perseguimos a fiscales ni jueces. Por lo tanto, nadie debe sentirse en riesgo”.

Nisman murió el 18 de enero de 2015 en la víspera de una audiencia en el Congreso en la que debía presentar pruebas contra la entonces presidenta Fernández de Kichner, a quien acusó de conspirar con Irán para encubrir su presunta participación en el atentado que destruyó la Asociación Mutual Israelita Argentina, en Buenos Aires en 1994.

Analistas destacaron que es evidente que el intento de comparación de los dos temas es parte de la “guerra sucia” declarada aquí por el poderoso monopolio mediático del grupo de medios Clarín al cual pertenece el canal TN, junto a otros medios de la oposición.

En la entrevista televisiva la noche del miércoles, el mandatario fue interrogado por el periodista Edgardo Alfano: “¿Cómo toma usted –porque siempre está el recuerdo de Nisman– que la Corte (Suprema) haya pedido que se refuerce la seguridad sobre sus jueces y fiscales?”.

El mandatario respondió: “Lo que le pasó a Nisman es que se suicidó –hasta acá no se probó otra cosa–, yo espero que no haga algo así el fiscal Luciani”.

A partir de ese momento, comenzó una campaña en la que la opositora alianza Juntos por el Cambio y otros como la ex diputada Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, acusaron que el mandatario “instigaba al suicidio” a Luciani y lo amenazaba, e incluso propusieron un juicio político contra el jefe del Ejecutivo.

Para entender la utilización del caso Nisman, la fiscal y jueces a cargo de la investigación en 2015 reunieron pruebas incluso de peritos de la Corte Suprema que coincidieron en que el fiscal fue presionado por esta misma derecha que instaló el término de “homicidio” en lo que no tenían ninguna prueba contra Fernández de Kirchner. La fiscalía concluyó y probó que Nisman se suicidó en el baño de su casa.

Fue un intento de golpe de Estado contra la entonces presidenta, justamente en el año electoral en el que se hicieron todas las maniobras posibles para denigrar la figura de la mandataria y ayudar al triunfo de la coalición derechista encabezada por Propuesta Republicana, de Mauricio Macri, quien ganó los comicios. El presidente rechazó asimismo la denuncia de Carrió, quien intenta abrir una causa por “instigación al suicidio”.

Además, Alberto Fernández reveló ayer que recibió amenazas de muerte, aunque evitó dar precisiones, pero afirmó que hay en marcha una investigación que se encuentra en manos de la policía federal. En una entrevista, apuntó a la “lógica libertaria” de las agresiones y escraches violentos, informó Página/12.

En tanto, trascendió que puede declararse nulo el proceso contra Fernández de Kichner por el caso de vialidad y obra pública en la provincia de Santa Cruz, en el marco de la cual el fiscal Luciani pidió esta semana 12 años de cárcel.

Un proceso similar fue cerrado anteriormente por falta de pruebas y por los testimonios adversos de testigos presentados por la propia fiscalía. La causa fue reabierta con la incorporación de nuevas presuntas pruebas sacadas irregularmente de otras indagatorias jurídicas contra la ex mandataria.

En virtud de que al agregarse nuevas pruebas, Fernández de Kichner solicitó ampliar su declaración para defenderse y se le negó ese derecho, el juicio puede ser declarado legalmente nulo.

Por lo pronto, desde hace cuatro días centenares de militantes del Frente de Todos y otros partidos cercanos mantienen una vigilia permanente alrededor del edificio donde vive la vicepresidenta.

A la vez, multitudinarias marchas se repiten tanto en esta capital como en el interior del país, y el Partido Justicialista (PJ) a escala nacional se declaró en estado de alerta y movilización permanente.

El bumerán producido por la escandalosa ofensiva contra la ex mandataria y sus ex funcionarios se observa en todo el país.

El presidente del PJ nacional y diputado José Luis Gioja defendió a la funcionaria, al asegurar que “Cristina Fernández es la responsable de que hubiera justicia social durante 12 años”, y agregó que es quien mejor interpretó la doctrina social del justicialismo (peronismo).

Y en una reacción desde el exterior, el senador republicano Ted Cruz tuiteó que Fernández de Kirchner es una “cleptócrata”, y exigió al Departamento de Estado que le imponga sanciones, incluida la prohibición de entrar a Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *