Imputan a Bannon, aliado de Trump, fraude y lavado con fondos del muro



Nueva York., Con sonrisa desafiante y sus manos esposadas y declarándose víctima de una persecución política, Stephen Bannon, el estratega derechista y ex asesor de Donald Trump, fue presentado ayer ante un tribunal en Nueva York acusado de fraude y lavado de dinero en el manejo de donaciones ciudadanas a un proyecto privado para financiar la construcción del muro fronterizo contra México, mientras en Washing-ton una investigación federal busca documentar el manejo presuntamente ilegal de un comité de acción política del ex presidente.

Bannon fue liberado sin fianza después de declararse no culpable de los cargos de fraude, lavado de dinero y conspiración en torno al proyecto Nosotros Construimos el Muro, al cual miles de individuos donaron más de 25 millones de dólares en fondos que Bannon prometió serían utilizados exclusivamente para ese propósito. Sin embargo, según la acusación formulada por la fiscalía de Manhattan, cientos de miles de dólares de estos fondos fueron trasladados por Bannon a sus gastos personales y a otras entidades, así como a pagos a otras dos personas que formaban parte de la iniciativa.

“La simple verdad es que es un crimen lucrar con las contribuciones de donantes bajo pretensiones falsas”, afirmó el fiscal distrital de Manhattan, Alvin Bragg, quien explicó que los cargos se formularon aquí porque entre los donantes había cientos de residentes de Nueva York. Bannon podría enfrentar condenas hasta de 15 años de prisión.

Las imputaciones son similares a las que fiscales federales formularon contra Bannon hace un par de años, pero ese caso fue anulado cuando Trump indultó a su socio el último día de su periodo presidencial a inicios de 2021.

Los indultos presidenciales sólo se pueden emitir en torno a delitos federales, y no a acusaciones estatales o locales, como el caso que ahora procede en Nueva York. Sus dos socios que fueron acusados en el caso federal se declararon culpables en abril.

Bannon, como siempre, acusó que este caso es políticamente motivado. “Nunca me callarán”, comentó a reporteros al llegar a las oficinas del fiscal. Hace un par de días, afirmó que este caso “es nada menos que el uso político partidista… del sistema de justicia criminal”.

Que rindan cuentas

La procuradora general del estado de Nueva York, quien trabajó con el fiscal de Manhattan en este caso, respondió que se trata de hacer que “poderosos intereses políticos rindan cuentas”, subrayando que Bannon cree que “está sobre la ley”.

En otro caso no relacionado, Bannon fue declarado culpable en julio por cargos de desacato de una orden para comparecer ante el comité de la cámara baja del Congreso que sigue investigando el ataque contra el Capitolio del 6 de enero de 2021, y está en espera de una condena hasta de dos años de prisión.

Por separado, el Departamento de Justicia, como parte de su pesquisa de los actos en torno al ataque contra el Capitolio, está examinando ahora el manejo y gasto del comité de acción política Save America creado por Trump después de su derrota electoral, y por el cual recaudó millones de dólares en donaciones al promover su falsa versión de que le fue negado el triunfo por un fraude masivo, reportó ABC News.

A la vez, el Departamento de Justicia está solicitando que se revierta la decisión de una juez que frena temporalmente la indagatoria criminal sobre los documentos secretos en poder de Trump, en su mansión de Mar-a-Lago, y confiscados por la FBI, argumentando que se causará un “daño irreparable” a la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *