Juicio político a Gabino Cué



Editorial

En medio de grandes escándalos de corrupción que colocan al gobierno del presidente Enrique peña Nieto y al PRI en el centro de la atención nacional e internacional, por el desvío de sumas millonarias de la Secretaría de Hacienda y otras dependencias federales a las campañas electorales priistas, en Oaxaca se anuncia que avanza el proceso para someter a juicio político al ex gobernador Gabino Cué Monteagudo.

El caso más escandaloso es, sin duda, el de Chihuahua, donde la Fiscalía investiga el desvío de 250 millones de pesos de la Secretaría de Hacienda hacia las campañas electorales del PRI, que utilizó al gobierno de César Duarte para transferir esos millones a empresas “fachada” o fantasmas, maniobras fraudulentas e ilícitas que implican a funcionarios de la SHCP y al ex secretario general adjunto del Comité Nacional del PRI, Alejandro Gutiérrez, vinculado a proceso.

No es el único caso, porque precisamente ayer, el diputado Jorge Waynes Márquez y el dirigente de Movimiento Ciudadano, Octavio Romero, presentaron denuncia penal ante la procuraduría General de la República (PGR) en contra del precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade y Rosario Robles, por haber participado en la transacción de recursos ilegales como titulares de SESDESOL, a empresas fantasmas y que fueron desviados para campañas electorales del PRI.

La denuncia en contra de los dos extitulares de SEDESOL, tiene su origen en una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad que documentó que en las cuentas públicas del Gobierno Federal de 2013 y 2014, contratos ilegales por 7 mil 670 millones de pesos que el gobierno de Enrique Peña Nieto entregó a 186 empresas fantasmas en lo que se conoce como la “Estafa Perfecta”, de los cuales no se conoce el destino de 3 mil 433 millones.

La propia Auditoría Superior de la Federación detectó malos manejos por 540 millones de pesos entregados por SEDESOL, mediante convenios, a instituciones de educación superior, por lo que los dirigentes de Movimiento Ciudadano acusan a José Antonio Meade y Rosario Robles de tráfico de influencias, peculado, cohecho, fraude, ejercicio ilícito del servicio público, uso indebido de facultades, abuso de atribuciones y enriquecimiento ilícito.

Otro de los escándalos de corrupción surgido en pleno proceso electoral, documentado por el Instituto Nacional Electoral, involucran directamente al PRI y otros partidos políticos en la entrega de tarjetas prepago, por el uso de dinero cuyo origen se desconoce, en la elección presidencial de 2012, de la que resultó ganador Enrique Peña Nieto.

En este contexto, el Congreso de Oaxaca dio a conocer que a través de la Comisión Instructora pretende someter a juicio político a Gabino Cué Monteagudo, para inhabilitarlo en base a la denuncia presentada por el senador Benjamín Robles Montoya, uno de los más cercanos ex colaboradores del ex gobernador.

Resulta extraño que después de un año de gobierno de Alejandro Murat, la Fiscalía General del Estado no haya probado actos de corrupción de Gabino Cué para requerirlo penalmente y que, en pleno proceso electoral, se le pretenda someter a juicio político sin haberle otorgado, como lo marca la ley, el derecho a su defensa, con el pretexto de que se desconoce su domicilio y que, por ello, será requerido mediante estrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *