La crisis de la prensa en Oaxaca

2017-08-11 03:35:16
Editorial2017-08-11 03:35:16 Grafico Oaxaca

La prensa escrita de Oaxaca enfrenta una severa crisis económica que nadie puede ocultar.

Se trata de una crisis derivada de la dependencia económica de los periódicos y de otros medios electrónicos y digitales, que apostaron a las pautas publicitarias de los tres niveles de gobierno, instituciones y organismos públicos autónomos.

Una crisis económica que obliga a todos, sin excepción, no solo a analizar y avaluar contenidos, sino también a buscar nuevas fuentes de financiamiento para seguir adelante.

Dependientes económicamente de la llamada publicidad oficial, los periódicos especialmente enfrentan serios y hasta severos problemas para subsistir, a partir de la llegada al Gobierno del Estado de Alejandro Murat Hinojosa.

Aunque no existe de parte del Gobierno del Estado una definición clara de su política de comunicación social, la determinación de suprimir los convenios publicitarios para sustituirlos por paquetes de difusión institucional que en los primeros seis meses de la administración ha significado una merma en los ingresos de las empresas periodísticas y editoriales.

El presupuesto del Gobierno del Estado asignado para difusión institucional tuvo un decremento menor, pero los criterios para contratar espacios en los medios informativos cambio radicalmente, aunque los paquetes publicitarios se asignan discrecionalmente por la Coordinación de Comunicación Social.

Frente a esta realidad, los medios impresos y electrónicos (radio y televisión), no solo enfrentan el problema financiero por la disminución de los ingresos, sino también una competencia creciente de los medios digitales, que no requieren de mucha inversión en infraestructura y equipo, lo que ha facilitado su multiplicación.

Existe una enorme diferencia entre los medios impresos, por los procesos y costos en su edición, y los medios digitales, aunque un importante sector de la población mantenga su preferencia por los periódicos, independientemente de que hay un desfasamiento generacional en el manejo de los medios digitales.

Los medios impresos enfrentan el reto de analizar y enriquecer sus contenidos, de mejorar sus mecanismos de distribución, además de buscar nuevas fuentes de financiamiento para no desaparecer o reducirse a medios digitales. Si desaparecen algunos, en alguna medida contribuirán a incrementar el desempleo en Oaxaca.

En los primeros seis meses de la administración de Alejandro Murat, las medios informativos en general han optado por un manejo informativo poco crítico, precisamente por su dependencia económica de las paulas publicitarias oficiales. Los que en la contienda electoral fueron críticos, a partir del triunfo del PRI se moderaron en una clara autocensura.

Solo en los casos de escándalos protagonizados por servidores públicos, que han sido abordados superficialmente por la mayoría de reporteros, columnistas y editorialistas, el tema que sigue predominando es el de la corrupción de funcionarios del gobierno de Gabino Cué, en una abierta complacencia con el gobierno en turno.

Es probable que se trata de lo que algunos llaman el periodo de “luna de miel” de la prensa con el gobierno, que se ha extendido ya por ocho meses.

Nos interesa tu comentario




Siguenos en: