MIRADOR POLITICO

2017-08-11 00:11:29
Mario CASTELLANOS2017-08-11 00:11:29 Grafico Oaxaca

JUICIO POLITICO, INNECESARIO

Ya era de esperarse la desaparición del juicio político, luego de la derogación del fuero constitucional, dos figuras, que van de la mano, por lo que no es una novedad, ni se trata de un logro legislativo de los diputados locales, más bien, es una estrategia coyuntural de tipo político con el afán de distraer a la sociedad oaxaqueña de los graves problemas sociales, político y económicos en la víspera del proceso electoral del año 2018 como ya lo habíamos anunciado y lo confirmaron los panelistas de Encuentro Sabatino.

Con la desaparición del juicio político implementado por la LXIII Legislatura del Estado, que por cierto causó revuelo en los corrillos políticos y los sectores de la sociedad oaxaqueña, nuevamente sale a relucir el caso del exgobernador Gabino Cué Monteagudo, quien está señalado de corrupción y presunto fraude de 18 mil millones de pesos.

Incluso tiene la demanda de juicio político ante el Congreso del Estado, interpuesta por el Senador del Partido del Trabajo, PT, Benjamín Robles Montoya, cuyo proceso puede quedar invalidado o no, con la cancelación del juicio político, pero ello no quiere decir que quede impune, por lo que puede ir a la cárcel en cualquier momento siempre y cuando se proceda penalmente a petición de los órganos fiscalizadores del gobierno estatal y federal a través de la Procuraduría General de la República y la Fiscalía General del Estado.

Sin embargo, hay una contradicción y polémica en el ámbito legislativo por el hecho de no haber congruencia entre la LXIII Legislatura del Estado, que al parecer está dando palos de ciego, porque todo se le puede venir abajo, tanto la derogación del desafuero como la desaparición de la figura del juicio político, considerados aun en la Legislatura Federal, de la cual se pueden amparar los gobernantes, funcionarios, secretarios, magistrados y representantes populares que en la entidades como Oaxaca incurran en fraudes del erario público, delitos y abusos de autoridad.

Efectivamente, hay un profundo vacío legislativo en la Cámara de Diputados del Estado de Oaxaca, o lo ignoran o se trata de una treta política para apantallar al pueblo oaxaqueño, “que ahora si el gobierno estatal va en serio contra los actos de corrupción”, pero más bien parecen patadas de ahogado con la finalidad de tapar el sol con un dedo ante tanta corrupción y fraude de la administración gubernamental pasada y previendo cualquier incidente de abuso de autoridad en el gobierno estatal actual.

Juicio político es el desafuero de cualquier gobierno, funcionario o político que incurre en abusos de poder, ejecutado por el Congreso de la Unión o las Cámaras de Diputados de las entidades federativas, que se convierten el juez para dictaminar sanciones administrativas y políticas pero no penales, que solo corresponden al Poder Judicial sin la necesidad de fuero, salvo cuando estén en función de los servicios públicos.

Sin embargo, ahora, en Oaxaca ya no habrá fuero para nadie y cualquier servidor público cuando cometa abuso de poder en cualquiera de los delitos configurados podrán ser juzgados penalmente por los tribunales, luego entonces ya no tiene caso el citado juicio político, que solo es utilizado por protagonistas como en el caso del Senador del Partido del Trabajo, PT, Benjamín Robles Montoya, que lo hizo en contra del exgobernador Gabino Cué Monteagudo con fines mediáticos y electorales para tener una bandera política en su campaña como candidato a la gubernatura de Oaxaca a sabiendas que no iba a prosperar.

Volviendo, nuevamente a la falta de homologación entre las leyes federales y estatales, es decir, la disparidad que existe en materia legislativa entre El Congreso de la Unión y los Congresos de los Estados, dista mucho para combatir la corrupción, el fraude y la impunidad que por supuesto continuarán siempre y cuando exista fatales lagunas legislativas porque no puede ser que la Constitución Federal digan una cosa y las locales digan otra , como ocurre en la Cámara Federal de Diputados y Senadores en donde si está considerado el fuero constitucional y el Juicio Político y en los Congresos de los Estados esas figuran ya se están derogando, como ocurre en Oaxaca.

En fin, dichas figuras derogadas por el Congreso del Estado pueden ser lanzadas abajo porque no tiene sustento jurídico legal, además por ser incompatibles, pese a que se tata de demandas de la sociedad civil, no solo a nivel estatal, sino federal. carloscastellanos52@hotmail.com

Nos interesa tu comentario




Siguenos en: