Reforma “antipeña” en el PRI

2017-08-10 02:55:52
Editorial2017-08-10 02:55:52 Grafico Oaxaca

En el fondo, en las cinco mesas temáticas previas a la 22 Asamblea Nacional del PRI, lo que buscan los viejos priistas es cerrar el paso a los “tapados” del presidente Enrique Peña Nieto, el primer priista de México.

Saben que la “apertura” del PRI a las candidaturas de simpatizantes, es una reforma impulsada desde Los Pinos para postular a funcionarios del gabinete presidencial, amigos de Peña Nieto.

Con esta reforma a los estatutos del PRI, los que perderían serían precisamente los viejos priistas que todavía aspiran a la candidatura presidencial o impulsar a uno de los suyos, de los que durante más de diez años han militado y no han logrado su máxima aspiración.

En la estrategia de los viejos priistas, aparecen los que no reciben línea directa del presidente Peña Nieto. Entre otros, los ex gobernadores de Oaxaca, José Murat Casab y Ulises Ruiz Ortiz, que coincidieron en Campeche, donde dialogaron y se tomaron la foto que ayer mismo circuló, y que rechazan eliminar el requisito de diez años de militancia y haber ocupado cargos de elección popular, para ser candidato presidencial en 2018.

Cada uno de los ex gobernadores tiene su propia propuesta, pero en ese punto coinciden y empujan a los delegados para que, en la 22 Convención Nacional, no pase la reforma de Peña Nieto, que abriría el espacio para la candidatura presidencial a Aurelio Nuño, José Antonio Meade y José Narro, secretarios de Educación, de Hacienda y de Salud del Gobierno Federal.

Los demás debates sobre los estatutos del PRI, son secundarios, aunque meten a los priistas en actividad partidista. Por ejemplo, el tema del procedimiento para la definición del candidato, será discutido pero se mantendrá la facultad del Consejo Político Nacional. No se definirá que sea mediante consulta a la base, como exigen los disidentes e impulsores de la reforma que busca poner fin al “dedazo” presidencial.

El encuentro de los ex gobernadores de Oaxaca en la mesa temática de Estatutos del PRI, explica el regreso de Alejandro Avilés Álvarez a la escena pública como Delegado de SEDESOL en Oaxaca, porque en su estrategia Murat Casab necesitó no solo de colocarse del lado de la disidencia, sino de cerrar el paso a los simpatizantes en la definición de la candidatura presidencial.

De los políticos que impulsaron la reforma “peñista” a los estatutos del PRI, destaca el ex dirigente nacional priista y coordinador de la bancada en la Cámara de Diputados, Jorge Camacho, quien declaró que la apertura a los simpatizantes se dio en su partido desde la 21 Convención Nacional, lo que no es cierto, porque existen los candados.

Frente al poder presidencial de Peña Nieto y su determinación de nombrar al candidato del PRI a sucederlo en la presidencia de la República, el logro de los ex gobernadores de Oaxaca en las mesas temáticas parece menor, pero no lo es, pues cierra el paso a los preferidos por el presidente en la sucesión del 2018.

Falta todavía que la 22 Convención Nacional haga válidos los acuerdos en la mesa temática de estatutos para descartar definitivamente, al menos en la elección del próximo año, la candidatura de un simpatizante del PRI a la presidencia de la República.

Nos interesa tu comentario




Siguenos en: